Nuestro primer trio

3 meses hace · Morbo y Fantasías · 1 Puntos de vista ·
Nuestra historia...

Hacía mucho tiempo que quería escribir nuestra primera vez, pero por una razón u otra, nunca tuve tiempo.

Os adelanto que esto no será solo un relato, aun contaré nuestra primera experiencia con un invitado, llamado de aquí en adelante "cómplice", os contaré tambien mi “evolucion” en este mundo.

Para comprender completamente las situaciones, creo que debemos explicar en primer lugar de qué experiencias venimos, nuestros caminos, en el mundo liberal.

Nadia ha conocido este mundo mucho antes que yo, con otra pareja, y podemos decir que tiene algo de experiencia en este ambiente y locales liberales.

Yo fui conociendo este mundo poco a poco, después de haber conocido a Nadia, desde hace más de 10 años.

Antes de conocer a Nadia no tengo miedo de decir que rechazaba por completo este mundo, lo consideraba un ambiente para parejas que ya no se quieren y legalizaban las traiciones.

Poco después de conocer a Nadia, ella me habló de este mundo, y aunque comencé a entender su significado, todavía no me sentía atraído por él. Nadia entendió casi de inmediato que este ambiente no era para mí (de momento...), y prácticamente inmediatamente, después de que nos conocimos, el discurso "liberal" siempre ha estado fuera de nuestra vida como pareja. Todo esto durante mucho tiempo. Por supuesto, realmente aprecio que Nadia no tuvo problemas para abandonarlo, por respeto a mí, y nunca me forzó en cambiar de idea.

Con el tiempo, a solas, comencé a tener curiosidad por ciertos aspectos del mundo liberal, aunque en ese momento solo era imaginación, sin ningún contacto real.

Imaginé la típica situación en la que alguien folla a Nadia (¡más adelante explicaré cómo!), o que Nadia lo provocara. Mi problema era que imaginar es una cosa, porque imaginamos la situación perfecta y cómo la entendemos, pero la realidad con una tercera persona puede ser o es muy diferente. Y siempre fue el punto que nunca me hizo "saltar" al mundo real.

Pasó el tiempo, y mi curiosidad y morbo aumentaron, hasta el punto de que empecé a decirle a Nadia que quería provar un trio (HMH), pero con "normas" para el cómplice, que me hacían sentir más cómodo.

Las reglas eran muy duras ? , es decir: sin besos, sin contacto directo cara a cara, y sustancialmente el cómplice tenía que estar siempre detrás de ella, y en un entorno que no era “cama comun” de un liberal o en plan exhibicionistas.

Nadia conociendo mi carácter y lo que pensaba anteriormente, no estaba muy convencida, tenía miedo de mis reacciones en una situación real. Y aunque logré convencerla de que las cosas habían cambiado, siguió teniendo dudas. De hecho, cuando empezamos a registrarnos en ciertas páginas dedicadas, prefirió que siempre hablara yo con el posible cómplice. Supongo que para evitar problemas, o para ver si realmente yo estaba convencido.

Como os podéis imaginar, por mis reglas, mi poca experiencia en esa época, y vamos a añadir que aunque no buscábamos "cuerpo 10" o persona super culta, no aceptamos el primero que pasa, conocer a la persona adecuada era imposible.

Pasó más tiempo, y mi "evolución" y curiosidad en este mundo aumentaron aún más, hasta tal punto que casi de la noche a la mañana, mis "normas" ya no eran necesarias. Excepto una: nada de besos boca a boca, o cara.

Me imagino que más de uno sonreirá, teniendo en cuenta que para todo lo demás no hay reglas (aparte de que todos tienen que estar a gusto), pero aparte de una posible explicación psicológica, un beso boca a boca para nosotros es algo íntimo, que va más allá del puro sexo.

Volví entonces a entrar en ciertas páginas web para buscar un posible complice, y debo decir que al poco tiempo tuvimos mucha suerte (digo suerte, pero quizás también sea gracias a tener paciencia, saber lo que buscas, y un poco de intuición a la hora de chatear o hablar con una persona). Conocimos a una persona con mucha experiencia en este mundo "certificada" por comentarios de otras parejas, que entendió perfectamente nuestra situacion/experiencias, y decidimos conocerla en persona en un local liberal, que además tenía habitaciones privadas para 2/4 personas (Os recuerdo que no soy exhibicionista. Me encanta que lo sea Nadia, pero yo no lo soy, y me siento mas comodo en un ambiente privado).

Nadia estaba vestida con un vestido largo blanco y liso, con tacones,  que la cubría casi por completo, pero que mostraba sus formas. Comenzamos a hablar, sentados tomando algo en el jardín del local, y todos nos sentimos inmediatamente a gusto. Así que decidimos ir a la zona nudista del local, donde habían habitaciones privadas. Nadia estaba por un lado excitada, pero por otro muy nerviosa aun en ese momento no quería mostrarlo. Nerviosa por lo de antes, porque tenía miedo de mis posibles reacciones, de mi primera vez, o si algo salía mal.

Nos desnudamos juntos en la habitación, nos acostamos en la cama, Nadia en medio de los dos boca arriba, empezamos a acariciarla a ambos lados..., Nadia casi nunca me quitaba los ojos de encima, para entender cómo me sentía..., y en un momento dado se dió media vuelta, y comenzó a mamar la polla a nuestro cómplice.

Nunca olvidaré ese momento y esa imagen, fue increíble. Yo estaba super excitado, y le dije de manera muy natural al odio de Nadia “mamala mi amor...”, y empece  a lamerle el culo a Nadia..., y ..........

Todo fue maravilloso, y repetimos con nuestro complice varias veces. Y aqui estamos, con nuestras webs. Quien lo habría dicho con lo que pensaba yo al principio de este mundo ?!! ?

Marc.

0 Comentarios

Eliminar comentario?

¿Seguro que quieres eliminar este comentario?

Eliminar comentario?

¿Seguro que quieres eliminar este comentario?